El sodio, en colaboración con el potasio, regula el equilibrio de los líquidos. Contribuye al proceso digestivo .Al actuar en el interior de las células, participa en la conducción de los impulsos nerviosos.

                                                                                 EL SODIO Y LA ALIMENTACION SANA

Lic. Leonardo Aguirre Retana
Gerente  General Planta
Coonaprosal R.L.


Beneficios del sodio
El sodio, en colaboración con el potasio, regula el equilibrio de los líquidos. Contribuye al proceso digestivo .Al actuar en el interior de las células, participa en la conducción de los impulsos nerviosos. Regula el reparto de agua en el organismo e interviene en la transmisión del impulso nervioso a los músculos. Según Karen Schroeder Kassel, MS, RD, MEd en HealthLibrary, las funciones del sodio son:
       Regulación del balance de líquidos
       Mantenimiento del balance ácido-base
       Transporte de dióxido de carbono
       Contracción muscular
       Transmisión de impulsos nerviosos

Síntomas de carencia y exceso de sodio
La carencia de sodio se manifiesta con deshidratación, mareo y baja presión arterial. Las necesidades aumentan al tomar diuréticos sobre todo si la utilizamos para adelgazar. Y en casos de ejercicio intenso en época de calor ya que conduce a pérdidas de líquido y también en casos de diarrea o vómitos, de hecho puede ser muy perjudicial, y se hace necesario ingerir líquidos enriquecidos con sodio.

Enfermedades relacionadas con el exceso de SODIO
La presión sanguínea alta (hipertensión), las afecciones coronarias y los infartos cardíacos. Irritabilidad, retención de líquidos y sobrecarga de trabajo para los riñones, que deberán eliminarlo por la orina.

Para las personas diagnosticadas como hipertensos, forma de reducir y /o evitar estos problemas es disminuir las fuentes de SODIO en la dieta alimentaria.

Por otro lado, cada día con más frecuencia en las mesas de los costarricenses encontramos alimentos industriales con diversas fuentes de SODIO  y que no son productos UNICOS de la sal. Razón por la cual queremos brindar información de diversas fuentes de sodio, de modo que la población cuente con la información necesaria para lograr una reducción en el consumo de sodio, ya que una reducción UNICA en el consumo de sal no asegura la adecuada implementación en la reducción de las enfermedades cardiovasculares.


Demasiado sodio contribuye a la hipertensión arterial en personas sensibles a este elemento; por lo tanto, a la mayoría de las personas con este tipo de hipertensión se les puede solicitar reducir el consumo de sodio. En caso de que una persona presente hipertensión arterial, debe hablar de este asunto con su médico. Resulta  fundamental conocer las diversas fuentes de sodio en los alimentos ( www.clinicadam.com)
Alimentos RICOS en sodio según artículo en www.salood.com
     o alimentos en conservas
     o alimentos procesados en general
     o carne procesada
     o embutidos
     o comida que denominamos chatarra
     o pasta seca y mezclas de arroz
     o sopas procesadas y precocinadas
     o salsas y aderezos para ensaladas
     o bebidas energéticas o para deportistas
     o pan
     o sal de mesa
     o aperitivos salados


El sodio también se le añade a diversos productos alimenticios, algunas de cuyas formas son: glutamato monosódico, nitrito de sodio, sacarina de sodio, polvo para hornear (bicarbonato de sodio) y benzoato de sodio. Estos elementos son ingredientes en condimentos y aliños, como la salsa Worcestershire, la salsa de soya (soja), la sal de cebolla, la sal de ajo y los cubos de caldo concentrado.


COONAPROSAL en sus 36 años de existir  ha participado activamente en los programas tendientes a mejorar la salud de los y las costarricenses. Desde 1974 implemento el programa de yodación de la sal como medida para disminuir los desórdenes por deficiencia de esta sustancia que incide en el bocio y en el cretinismo infantil. Desde 1987 implemento el programa de fluoruración de la sal, como medida para mejorar la salud oral de la población. Hoy nos enfrentamos con el reto de disminuir el consumo de SODIO como medida tendiente a la reducción y/o prevención de las enfermedades cardiovasculares.